martes, septiembre 23, 2008

ATROPELLO

Hoy leo esta noticia: 19 heridos en un ataque en Israel

Menos mal que este título es más light que otros, en los que tachan al palestino en cuestión (asesino-suicida, porque sabe que no llegará ni a la esquina detenido por los balazos) de "terrorista".

Pero este hombre no lo es, no lleva bombas atadas al cinto, no le ha enviado nadie, nadie ha lavado su cerebro en escuelas coránicas radicales, es un ciudadano más. Ojo, no pretendo hacer (como suelo) de abogado del diablo. Los viandantes afectados (dos graves) poca culpa tienen. Aunque muchos de ellos son soldados, ni siquiera éstos, pues son marionetas obedece-órdenes en su mayoría. Pero no deja de surgirme la pregunta de qué inspira a un hombre normal, con vida normal, sin fanatismos, a coger su coche y emprenderla con los viandantes. La pregunta es importante, porque éste ya no es un caso aislado. Hace unos meses, un obrero de la construcción palestino cogió su excavadora y mató a tres, hiriendo a varios más. Y luego hubo otro caso similar.

Si tratamos el caso (como pretenden hacer desde el gobierno israelí) como un ataque terrorista, le estamos poniendo la etiqueta de "uno más" y lo metemos en el cajón del olvido. Pero si tratamos de averiguar qué hay detrás de estos "atropellos" veremos que el tema merece reflexión.

Creo que ya conté una historia que me contaron sobre una mujer de Gaza, esta sí terrorista, que se imoló en un autobús público con explosivos atados a su cintura. La historia que no se contó en prensa y que me contaron es que esta mujer iba por la calle en el coche con su marido (ninguno de ellos terroristas entonces) y los soldados israelíes les pararon y, no sé muy bien en qué circunstancias, matarón al marido. La cosa no acaba ahí, porque en el entierro del hombre volvieron los militares y la emprendieron a tiros, matando al hermano de ella, entre otros. Esa mujer, cuando accionó el explosivo... estaba loca; la vida, sus circunstancias, y quienes las rigen la habían vuelto loca.

Leo en la noticia de hoy que el ministro de defensa Israelí quiere acelerar las gestiones para aplicar la medida que aplican tras estos ataques: derribar la casa del atacante ("terrorista"), a pesar (y cito) de que los altos mandos del ejército israelí se oponen a esta medida por su escaso efecto disuasorio.

Quizá un pariente de este hombre fue terrorista y cometió un atentado, quizá derrumbaron la casa familiar, quizá le robaron las tierras para construir un muro o para dárselas a un colono, quizá mataron a un familiar, quizá no le pasó nada de esto pero estaba desquiciado de verlo a su alrededor. Nunca debió coger su coche para este propósito, pero no le pongamos la etiqueta al hombre, busquemos su historia y tal vez encontraremos la raíz del problema y quizá su solución. Es cuestión de voluntad.

2 comentarios:

Araque dijo...

Si nos lo hicieran a nosotros...la reacción cual sería? Si piensas en alguien que te mata el marido porque si, al hermano o la madre por lo mismo, que te echa de tu casa para meter a otro y todo ello impunemente y con la razón de su lado...¿que nos pasaría por la cabeza??

Bss

Jesús dijo...

Más del tema (en ElPaís de hoy):

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Extremistas/judios/lanzan/bomba/prestigioso/intelectual/israeli/contrario/ocupacion/elpepuint/20080925elpepuint_7/Tes

Bastante gráfico.

Saludos